• escribe Dra. Gisela Aburto

Desde el 2013 el 7 de Marzo es considerado el día de la visibilidad lésbica debido al fusilamiento a quemarropa de Natalia “La Pepa” Gaitán.  La Pepa Gaitán, como era conocida en su barrio, era una militante social, activista lgbtqi, amante del fútbol y lesbiana. Ella vivía en la tercera sección de Córdoba y tenía 27 años.

La Pepa fue asesinada de un escopetazo por el padrastro de su novia, Daniel Torres, por ser lesbiana, pero también fue abandonada por el Estado por ser pobre cuando no quisieron trasladarla al hospital más cercano y terminó muriendo en la vereda de su casa.

En el juicio, la familia de la Pepa pidió que su homicidio sea considerado como un crimen por orientación sexual pero la justicia nuevamente arremetió contra la identidad sexual de Pepa, haciendo omisión del pedido de su abogada Natalia Milisenda, quien dijo que la sexualidad de la Pepa fue la causa principal por la que Daniel Torres la fusiló. Este argumento no fue suficiente para los jueces, por lo que dictaron una condena de 14 años, caratulando el hecho como “homicidio simple agravado por uso de armas de fuego”.

Las lesbianas padecen invisibilización, pero además una condena mayor por correrse de la normativa heterosexual padeciendo la presunción de heterosexualidad, el hostigamiento, la discriminación en todos los ámbitos (en el barrio, lugares de trabajo, etc. ), siendo las “violaciones correctivas”  y el asesinato las modalidades de violencia que sufren cotidianamente. Podemos recordar también el caso de Higui, quien espera por su absolución luego de ser acusada por defenderse de una violación.

Para que nuestra sociedad sea más justa e inclusiva necesitamos políticas públicas que vayan en este sentido, que finalicen con la condena por una autopercepción por fuera de la mirada heteronormativa, que no penalice nuestros deseos y derechos, que respete nuestra identidad, nuestros cuerpos y la libertad de elección.

El 10 de Diciembre en nuestro país, con la asunción de un nuevo gobierno, dimos vuelta a la página luego de 4 años de un gobierno que se encargó de gobernar para pocxs y dejarnos afuera a muchxs (a pobres, mujeres, trans, travestis, no binaries, varones trans, queers, marikas, lesbianas, pansexuales, bisexuales, intersex, asexuales, disexuales).

Creemos que esta nueva página que se escribe viene con mayor justicia e inclusión, empezando por lxs de abajo para llegar a lxs de arriba, con un presidente que cuestiona el binarismo con palabras como “Por qué pensar que hay solo dos géneros definidos si la realidad dice otra cosa”, que en su discurso en la apertura de sesiones ordinarias anuncia un proyecto de aborto legal seguro y gratuito,  o con la derogación del Protocolo General de Actuación de Registros Personales y Detención para Personas Pertenecientes al Colectivo LGBTI+, el cual estigmatizada y consideraba a las personas LGBTQI como grupo de población peligrosa.

Celebramos y acompañamos estas medidas y también seguiremos en las calles que han sabido ser nuestro lugar de resistencia, de conquista de derechos y donde surgió esta enorme ola verde que empapa de feminismo todo lo que toca.

Este 7 de Marzo y cada día decimos: Basta de violencia hacia las lesbianas, basta de discriminar por la identidad autopercibida, basta de discriminar por la expresión de género y el deseo.