A poco de morir un obrero en el aeropuerto de Ezeiza por el apuro para inaugurarlo, por dnu y antes de las elecciones, el Gobierno insensible reduce las indemnizaciones por accidentes de trabajo.  Siempre contra les trabajadores.

El presidente Mauricio Macri modificó por decreto el cálculo base para el pago de intereses en las indemnizaciones por accidentes de trabajo. El decreto 669 , publicado esta mañana en el Boletín Oficial, quita a la tasa de interés del Banco Nación como valor de referencia para el ajuste del monto de indemnización y lo reemplaza por la tasa de variación de las Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

Se afectan derechos consagrados constitucionalmente a lxs trabajadorxs (art. 14 bis) por decreto bajo la justificación de que podría colapsar el sistema de las ART. Las razones: las crisis económica que el propio gobierno generó (“los recientes acontecimientos económico-financieros que son de público conocimiento”, dice). La solución: que se jodan lxs trabajadorxs y que se salven las empresas. Empresas, por cierto, de seguros que deberían estar preparadas para asumir, precisamente, “riesgos”.

Además, establecen que el régimen creado por el decreto se aplicará RETROACTIVAMENTE –y en forma desventajosa, por cierto– violando los derechos adquiridos por lxs trabajorxs a la luz del régimen anterior (establecido por ley). Pisotean, una vez más, el principio protectorio que informa a todo el derecho del trabajo.

No queda claro en el decreto las “excepcionales razones” (art. 99 inc. 3 CN) en las que fundan la necesidad y la urgencia para evitar el Congreso y recurrir de este modo al DNU, más allá de un eventual y poco creíble “desequilibrio sistémico” de las ART, que por otro lado, deberían cubrir lxs trabajadorxs. No será acaso la “urgencia” que ya se van y están favoreciendo injustificadamente a sectores amigos?

Tendremos que seguir de cerca la retirada macrista porque evidentemente están dispuestos a esto mucho más. INSOLITO, INSENSIBLE e INCONSTITUCIONAL.