Ayer varios defensores se dirigieron por nota al Gobernador, solicitando que se inicien las articulaciones pertinentes para que disponga, a la mayor brevedad y con las excepciones que entienda correspondan, la CONMUTACIÓN DE PENAS de las personas privadas de libertad (PPL) condenadas por sentencia firme con fecha de agotamiento de pena durante el año en curso. Y de las personas privadas de libertad condenadas por sentencia firme a penas que no excedan de los cinco años de prisión y que durante el año en curso hayan cumplido o cumplan el requisito temporal para acceder a la libertad condicional. 

El pedido se fundó en la CRISIS HUMANITARIA dada por la situación de hacinamiento en las prisiones y comisarías de la provincia, también en el COVID-19 con el  peligro para la vida e integridad física que el hacinamiento, por sus efectos, genera; y en la consideración realista que EL TIEMPO SE AGOTA.

Desde la CADH consideramos que dado que es de publico y oficial conocimiento que hay sobrepoblacion carcelaria en la provincia de Buenos Aires, en un escenario como el actual de cuarentena dado por la pandemia, no es ilógico este pedido de los defensores para que  recuperen la libertad quienes transcurren el ultimo año de su condena o que están por recibir una condicional, ya que eso permitiría solucionar parcialmente las situaciones de hacinamiento y descomprimir, que se agravan en este contexto de pandemia, que se suma como una situación difícil y extraordinaria en los contextos de encierro, generando un retroceso enorme en materia de derechos humanos, donde hay que extremar esfuerzos para garantizar seguridad, sanidad y cumplimiento efectivos de los ddhh en punto de equilibrio compatible con la democracia y la Constitución.

Es que tras la identificación del primer preso con coronavirus en la UP 42 de Florencio Varela, en medio de la crisis humanitaria que atraviesa el sistema carcelario se empezó a conflictuar mas la vida en contextos de encierro.
Estas razones, impulsaron en los últimos días varias demandas de las personas detenidas en distintas unidades penitenciarias, lo que afortunadamente activó una mesa de diálogo , que ya lleva dos reuniones consecutivas. Participan de estas además de detenidos y detenidas de la unidad 48, de Olmos, de Plata, de Florencio Varela, de Ituzaingó, y de San Martín; el juez Víctor Violini, vicepresidente del Tribunal de Casación Penal, el juez de la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro Dr. Leonardo Pitlevnik, el juez de ejecución penal de San Isidro Alejandro David, el Defensor General de Lomas de Zamora German Bauché y otros funcionarios judiciales; autoridades del Ministerio de Justicia provincial , de la Universidad de San Martín y referentes de organizaciones sociales que trabajan en el complejo penitenciario, la CPM  y el padre Pepe Di Paola.

Las huelgas de hambre y otras protestas iniciadas en las cárceles son una reacción desesperada frente al avance de la pandemia para lograr atención y cuidado por parte del poder judicial. Ayer, la desesperación, provocaron la reacción de las personas en un hecho ocurrido en la UP 10 de Melchor Romero. Y hoy, hubo una fuerte represión en en la Unidad 23 de Varela, que acabo con varios heridos y un muerto.

La justicia debe actuar rápido y conforme a derecho, atendiendo las demandas validas que no pueden esperar mas.