Cuando hablamos de violencia institucional o del abuso que realizan las fuerzas policiales
nos referimos a la posibilidad de que detengan por usar visera, por vivir en un barrio o a
que desaparezcas por el hecho de haber roto la cuarentena como le pasó a Facundo
Astudillo Castro.


Facundo es un joven de 22 años de la ciudad de Pedro Luro que el 30 de Abril salió de su
casa para ir a visitar a su ex novia en Bahía Blanca, pero nunca llegó; el último contacto que
tuvo con su madre fue a través de una llamada realizada en Mayor Buratovich luego de
haber sido aprehendido por personal de la Policía de la Provincia.


Tanto la familia como la Comisión Provincial por la Memoria fueron aceptados como
querellantes en la causa por la desaparición forzada de Facundo. Su madre y familiares
denuncian inconsistencias y contradicciones por parte de los agentes investigados por lo
que solicitan que el caso pase al fuero federal o que al menos aparten a la Policía
Bonaerense por estar sospechada de haber actuado abusivamente. De todos modos, el
ministerio de Seguridad de la Nación activó desde el viernes el Sistema Federal de
Búsqueda (SiFeBu), que permite al juez a cargo disponer de información de las 24
provincias.


Estamos frente a un contexto de recrudecimiento de la crisis social heredada de un
gobierno con políticas neoliberales y que se profundiza con una pandemia mundial que
paraliza la economía mundial. Tenemos como desafío en el marco de un gobierno que
intenta priorizar a lxs que menos tienen atender esta situación que golpea sobre todo a lxs
jóvenes de los barrios más vulnerados y que sabemos, la mano dura nunca puede ser la
solución, sino por el contrario políticas de contención e inclusión para esxs pibxs.