*escribe la dra. Gisela Aburto

Hace unos meses la humanidad se ve sometida a un virus que apareció y que parece que viene por todes sin distinción de clase, género, religión.

Más rápido, más lento dependiendo cada país, el mundo se puso en alerta y cada Gobierno, dependiendo qué intereses y sectores defienda tomó mayores o menores medidas. El mundo se pone a discutir que tiene que ser más importante si la salud, la vida, o los mercados.

Todes nos guardamos y nos pusimos a repensar nuestras formas de vida, nuestra cultura,nuestros hábitos. Toda este revuelo en aproximadamente tres meses.

Hoy nos enteramos del femicidio de Camila Tarocco, luego de varios días de estar desaparecida. Cuántas muertas más tiene que haber para que nos pongamos a repensar y cuestionarnos qué humanidad queremos ser para que no nos falte ninguna más? La violencia de género es un virus que se lleva a una de nosotras cada día.

Estamos cansadas de ser la primera línea, de resistir con nuestros cuerpos y nuestras vidas a este enemigo
invisible también, y no tanto, que se lleva a une amigue, une compañere, une hije, una madre. Ese miedo que cada une hoy siente al tener que salir a la calle y no saber si va a resistir a esta pandemia, es el mismo miedo que sentimos nosotras desde que somos pequeñas y aprendemos que si estamos solas en la calle nos pueden matar, violar, secuestrar.

NO HAY BARBIJO QUE NOS PROTEJA DEL PATRIARCADO

Durante la aislamiento social, preventivo y obligatorio, desde el 20/03 hasta el 12/04, en
nuestro país se produjeron 18 femicidios. El 72% por ciento de ellos ocurrió en la propia
vivienda de la víctima y el 56% fueron cometidos por las parejas o ex parejas. En la mayoría
de los casos ellas conviven con sus agresores, siendo este contexto de aislamiento un
mayor escenario en donde la violencia se recrudece; en muchos de los casos existió una
denuncia previa y medidas judiciales de impedimento de contacto.

Es importante difundir y generar redes solidarias de contención y acompañamiento a aquellas personas que son víctimas de violencia de género. El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad reforzó con una resolución que establece que tanto mujeres como personas del colectivo LGTTBI que sufran violencia podrán salir de sus domicilios para realizar denuncias o requerir auxilios incluso con sus hijes. La línea 144 se encuentra disponible las 24 horas, todos los días del año para brindar asesoramiento y contención y
también el whatsapp sin necesidad de llamar 1127716463-1127759044/48.

Que la pandemia no nos tape la otra pandemia, y en este momento de repensar y discutir
políticas públicas, a dónde se destinan los recursos, si priorizamos la salud y nuestras vidas
o los mercados financieros y qué horizonte queremos para los próximos años la situación
que vivimos las mujeres y las personas de la comunidad LGTTBI se encuentre en la agenda
como prioridad de todes.