*Escriben Nadia de Rosa y Eliseo Mangieri

Con un promedio en este 2020 de un muertx por cada mes, las personas en situación de calle siguen siendo ignoradxs por el Gobierno de Larreta.

Existe una ley en la ciudad, la 3706, también hay numerosas medidas cautelares y hasta sentencias que obligan al GCBA a cumplir con dicha ley y con la Constitución,

Existimos muchísimas organizaciones, colectivos y personas que trabajan ad honorem tapando los agujeros que la ausencia estatal genera, siendo hoy tareas esenciales que no son reconocidas por las autoridades a fines de obtener permisos de circulación. 

Existen las ranchadas, lxs pibes en situación de calle, los Pichi de Mataderos, las familias en calle, les trans en calle y muchisimes mas, quienes a diario no logran llegar al piso de derechos que cada une debiera tener: como lo es un techo, un abrigo, un plato de comida, acceso al agua, a una ducha, a un baño, a su propia intimidad, a no ser maltratado por la policía, etc

Pero a pesar de toda esta realidad QUE EXISTE, que es cruda y cuesta vidas, el gobierno de Larreta no se hace cargo. Su pensamiento meritocrático ocasiona una vulneración de derechos humanos insostenible

Paradójicamente en la Ciudad más rica del país (y en donde hay más personas en calle) Lo único que ofrece Larreta a el pibe en calle y la ranchada es palo, cárcel y muerte. 

Este año donde una pandemia nos cambió la vida, la situación de lxs que están en calle se vio agudizada, y con eso también se incrementó la violencia hacia elles, llegando al punto de que se incendian las ranchadas, ocasionando obviamente muertes.

Desde el 2016 nos encontramos desde la CADH litigando contra el GCBA por diversos incumplimientos a la ley 3706 y la CN y tratados internacionales.

En un amparo que tramita ante el Juzgado Contencioso y Administrativo nro 13 de la CABA, acaba de presentarse un hogar, el San Francisco de Asís, con una situación muy delicada, por la inoperancia del GCBA.  El 10-6  se registró el primer caso de covid positivo en el hogar, desde ese momento no hubo más que silencios y desaciertos por parte del gobierno porteño, al dia 23-6 se llega a 131 casos ya que se han violado todos los protocolos. No se aísla a los covid positivo, no se testea aunque esté comprobado que son casos sospechosos, se han enviado a una personas de nuevo al hogar sin el alta correspondiente, continúan al día de hoy en el hogar pacientes con covid y sin covid, con el riesgo que significa esa situación para todos/as, entre algunas de las situaciones enumeradas por los propios afectadxs. 

Desde que en el parador de Retiro, se produjo el contagio de casi la totalidad de las personas que estaban allí alojadas,  mostrando la inoperancia del GCBA como así también también la discriminación que realizan al no tratar a lxs sin techo igual que al resto de los ciudadanos.

 Los hechos aberrantes ocurridos hace pocos días, cuando una mujer en situación de calle fue quemada viva debajo la autopista 25 de mayo en el barrio de Constitución nos hace recordar el episodio ocurrido en mayo del año pasado cuando 2 hombres perdieron la vida de la misma manera, prendidos fuego, en el barrio de Mataderos. Por eso se exige al Jefe de Gobierno porteño políticas no solo eficientes frente a la pandemia, si no también que sean preventivas y por sobre todo, integradoras y constantes para terminar con el flagelo que sufre la gente en situación de calle.

La solución depende de la voluntad política de un gobierno que como premisas fundamentales tiene la reducción del gasto público, la privatización, y los negocios de unos pocos. Un gobierno que permite el contagio masivo dentro de paradores y hogares, que limpia pruebas del incendio que se llevó la vida de una persona en calle, que corre, golpea y reprime a las personas en calle. Que se burla de la división de poderes, e incumple resoluciones judiciales. Un gobierno que cuando llegó a la presidencia nacional dejó caos y pobreza, endeudamiento y represión.