La Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires  anuló el fallo que absolvió a los imputados y dejó impune el femicidio de Lucía Pérez. Además resolvio que haya  un nuevo juicio con perspectiva de género. 

Esto surge claramente de varios de los fragmentos del fallo y es en cierta forma un intento de que el Poder Judicial deje de ser parte del sistema patriarcal de justicia.

Esta vez vale mencionar el buen labor del tribunal compuesto por Carlos Natiello, Mario Eduardo Kohan y Fernando Luis María Mancini .

Aquel tribunal resolvió proceder a la realización de un nuevo juicio que deberá ser llevado adelante por otro tribunal. Vale recordar que los anteriores jueces de Mar del Plata tienen en puertas un  juicio politico que desde la CADH impulsamos.

En este fallo ejemplar de casacion se destaca la siguiente reflexión: «…De lo expuesto, se desprende que el decisorio puesto en crisis demuestra el androcentrismo del derecho: descartaron el eventual abuso sexual respecto de Lucía, porque ella era una chica con una personalidad fuerte, con carácter, determinada y por ende, no vulnerable. Para ello, tuvieron en cuenta sus conversaciones privadas de chats que aludían a la forma en cómo se relacionaba sexualmente con los hombres, infiriendo de ello, que era imposible que no hubiera habido consentimiento. Entiendo que el Tribunal se basó en prejuicios de sexo, guiando su razonamiento en base a estereotipos e ideas preconcebidas. Se infirió el eventual consentimiento, aludiendo a la personalidad de la víctima, a la poca diferencia de edad con el agresor y a su pasado sexual. Estos estereotipos son meras afirmaciones dogmáticas desprovistas de sustento fáctico que descalifican al decisorio como acto jurisdiccional válido…..»

En  el fallo anterior ninguno de los tres imputados fue condenado por el femicidio de Lucía sino sólo lo fueron por comercialización de drogas.  Los jueces consideraron que a Lucía no la mataron, simplemente se murió, y que no la violaron, sino que la actividad sexual comprobada en la autopsia había sido consentida. 

Por su parte, en el fallo de la Cámara de Casación el juez Carlos Natiello deja claro el objeto del juicio cuando planteo: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

Y en otro apartado agregó: “Considero que esa nueva victimización secundaria que sufrió Lucía (aun después de muerta) atentó contra su intimidad y su dignidad, y la de su entorno; y se debe considerar como un claro signo de estigmatización”.

Así las cosas, la familia de Lucía, junto con la CADH Victoria Donda y otres diputades había presentado en mayo del año pasado el pedido de destitución de los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale por mal desempeño. Carnevale pidió luego la jubilación anticipada, la cual le fue concedida por la gobernadora  María Eugenia  Vidal, por lo que el proceso continuará solamente para los magistrados Urso y Viñas. 

En la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires ya fue constituido el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios que resolvió “abrir competencia” e investigar el desempeño de los jueces, y mediante sorteo fueron designados los legisladores provinciales titulares y suplentes para el jury.
A esta denuncia de Juicio Político se sumo también la Cámara de Diputados de la Pcia de Buenos Aires.

Con este fallo el poder judicial tiene la oportunidad de dar Justicia con perspectiva de género y de demostrar que nunca mas un femicidio quedará impune.

JUSTICIA POR LUCIA PEREZ!!